Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Todo sobre la cerámica desde su historia

Entre todo lo que se conoce de la cerámica puede llegar a decirse que es uno de los elementos más duraderos de la cultura notarial, y constituye un nexo entre el hombre y la historia, entre el pensamiento y la acción. Cuando se habla de ella nos remontamos a Perú donde aparte de ser un lugar que consta con una buena agricultura, nos dice que hubo dos actividades importantes, la tejida y la cerámica. La cerámica que es un producto artesanal que se considera muy importante dentro del territorio andino y su historia se remonta a la misma historia prehispánica, aproximadamente al 2000 antes de Cristo.

La cerámica es un término empleado para referirse a toda pieza de arcilla que ha pasado por un proceso de cocción y que al perder el agua se transforma químicamente en un material pétreo incapaz de volver al estado arcilloso original. Entre los diversos tipos de cerámica se llegan a conocer las cerámicas de terracota que es opaca y porosa, la temperatura de cocción va desde los 700 a 900 grados Celsius; existe la cerámica de gres que es dura, impermeable, opaca y pétrea, su temperatura de cocción llega hasta los 1250 grados Celsius.

Otro tipo de cerámica es la porcelana, ésta cerámica es dura y pétrea pero a diferencia del gres es traslúcida, la temperatura de cocción puede llegar a los 1300 grados Celsius.

La arcilla viene llegando a nosotros en el resultado de la descomposición de ciertas rocas, rocas compuestas por aluminio, silicato de potasio, sodio o calcio, que se encuentran en las montañas. Las lluvias provocan la erosión de éstas y las partículas son arrastradas por los ríos. Las arcillas se llegan a dividir en dos grupos, primarios y segundarios.

Las arcillas primarias se forman en la roca madre y las arcillas secundarias han sido llevadas lejos de la roca madre ya sea por lluvia, viento y los glaciares.

 

Foto de http://www.alfareriaaparicio.es/