Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Tapetes de yoga

Untitled-2

 

 La filosofía oriental ha llegado a todos los rincones del mundo occidental envuelto en un halo de misterio, en parte debido al origen arcano que tiene, ya que suelen ser opiniones de maestros y sabios que se llevan aplicando desde hace miles de años.

Por eso algunas técnicas ancestrales se han ido incorporando a la cocina, el ejercicio e incluso la construcción.

Los cocineros de fama mundial en algún momento de su vida han aprendido con maestros japoneses, coreanos, chinos o hindúes sobre cortes, ingredientes y aplicaciones. Esto ha enriquecido en gran medida las recetas de algunos restaurantes.

Las técnicas orientales de relajación y tonificación han llenado las aulas de los gimnasios, en los que no resulta nada extraño ver a cada vez más cantidad de personas con sus tapetes para yoga debajo del brazo.

Y qué decir de la construcción, basta tan solo con echar un vistazo a los andamios para darnos cuenta de que recuerdan a grandes barras de bambú colocadas de tal manera que protegen de caídas y dan soporte en grandes alturas.

11 Posturas del yoga fitness para tener unos glúteos de envidia

De acuerdo a una investigación de la Universidad de California en Berkeley, las mujeres que hacen frecuentemente el yoga fitness, aprueban su cuerpo, incrementan su autoestima, y le dicen que sí a los retos que se les presenten en el ejercicio.

La instructora de yoga y autora de Bootcamp Basset, Loren Basset, dicen que practicar yoga fitness tonifica los glúteos y también otras partes del cuerpo, ya que una sola clase de esta actividad, pueden traer consigo efectos en los músculos, tanto como otros ejercicios de aeróbicos.

El yoga fitness combina la actividad aeróbica con el yoga que se practica tradicionalmente. Por lo tanto, aporta la tonificación en zonas como los glúteos mediantes ejercicios o poses determinadas.

Es sabido que las posturas de yoga, o también conocidas como asanas, sirven para darle armonía, flexibilidad y tonificación al cuerpo. Sin embargo, muchos no saben cómo tonificar un área en específico. Por eso, hemos traído 10 poses que puedes poner en práctica para darle dureza a tus glúteos, pasando casi todo el esfuerzo del yoga en la parte del trasero.

1.    El perro cara arriba

Primero debes acostarte boca abajo en la esterilla, con los brazos a los lados. Ahora, debes dejar una distancia de separación entre los pies y elevar el tronco hasta que los brazos queden rectos y tu cabeza viendo hacia arriba. Así contraes los glúteos.

2.    El puente sobre los hombros

Se trata de una postura muy común, pero también bastante variada. En esta el peso se refleja encima de los hombros. Mientras tu cabeza se encuentra sobre la esterilla apoyada, debes empujar el resto de tu cuerpo hacia arriba. Esta pose es muy común en el Pilates.

3.    El saltamontes en media postura

Colócate boca abajo, con las manos por debajo de los hombros. Luego, debes ir levantando las piernas hacia arriba y, al mismo tiempo contraes los glúteos.

4.    El triángulo extendido

Es una pose que aporta muchos beneficios en el cuerpo. Sin embargo, requiere de gran concentración. Debes realizar sin apuros. Consiste en tener las caderas alineadas con los hombros y el cuerpo recto.

5.    El guerrero dos

La pose número dos del guerrero, es la ideal para tonificar glúteos. Consiste en realizar una postura en donde estés relajado, pero que pueda hacer efecto. Cuando haces esta posición, debes vigilar constantemente cómo están puestos tus pies.

6.    La vela

Se llama así, porque la pose tiene similitud a una vela, por la forma en la que se encuentran los pies. Aquí tus brazos deben ser lo bastante fuertes, para que puedas con el peso de tu tronco.

7.    La media luna

Es una pose bastante sencilla. Se trata de estirar y relajar al mismo tiempo el área del abdomen, mientras te encuentras parado.

8.    La silla

Es como simular una sentadilla. Esta pose es conocida y sencilla, sin embargo, hay que estar muy pendiente de no pasar las rodillas con la posición de los pies.

9.    El árbol

Consiste en tener bastante equilibrio y concentración. Es perfecta para la zona de los glúteos, la cadera, el abdomen y las piernas. La forma de realizarla es llevando una mano a la parte interna del pie. Puede practicarse en el piso, sobre una silla plegable o un bloque.

10. Los pies en alto

Es una pose básica en yoga, que requiere un esfuerzo en el abdomen y las piernas. Es difícil cuando no se tiene práctica, por eso puede aguantar por 30 segundos o apoyarte en una pared.

11. El puente

Aquí se combina la tonificación de los glúteos con la relajación. Así que puedes esforzarte un poco más y llevar tu cuerpo hasta tocar el suelo.