Reductores de velocidad

 

¡Que gran invento el ascensor! Gracias a él podemos subir a edificios muy altos en pocos segundos y sin acabar como si hubiésemos corrido una maratón, podemos subir cargas pesadas con facilidad o trasladarnos de un piso a otro casi sin darnos cuenta.

Los ascensores invitan a subir, al abrir sus puertas nos encontramos con una cabina capaz de albergar a un determinado número de personas en función de las fuerzas que tenga el motor y de lo grande que sea la mencionada cabina. Hay ascensores que incluso tienen hilo musical, sobre todo los de los grandes rascacielos que suben cientos de plantas en poco tiempo.

 

Los motores de los ascensores van equipados con reductores de velocidad, para que esta sea regular y constante y no haya altibajos ni frenazos. Estos mismos reductores de velocidad actúan a su vez como medias de seguridad, sobre todo teniendo en cuenta que si la cabina se soltara desde lo alto de un edificio sería como saltar al vacío.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies