Feb 26

Por qué invertir en Bolsa

Reclamar Bancos y CajasHay muchas inversiones (Bolsa, inmuebles, renta fija, arte, etc.), y ninguna de ellas es especial. Todas tienen sus virtudes y sus desventajas, y no hay ninguna inversión que sea mejor que las otras en todos los puntos. Lo bueno es que todas las inversiones son compatibles, por lo cual no se debe escoger sólo una de ellas y abandonar todas las otras. Las inversiones que elija cada inversor, y el porcentaje de su dinero que dedique a todas ellas, es algo que se escoge en la administración del patrimonio.

Invertir en Bolsa es muchísimo más simple de lo que cree la mayor parte de la multitud, dado que es algo que alguno puede, y debe, llevar a cabo, sin necesidad de tener ningún conocimiento previo o una sabiduría mayor a la media. Pienso que todo el planeta debería dedicar por lo menos un parte de su dinero a invertir en Bolsa, dado que está demostrado que a la larga la Bolsa es la inversión más productiva que hay. Y no sólo es la más productivo, sino que por medio de los dividendos brinda una renta más permanente y creciente que los inmuebles o la renta fija. Pero además es muy aconsejable tener una sección del dinero en renta fija, y las dos cosas son de todas formas compatibles con la inversión en inmuebles. La Bolsa tiene una seguridad, rentabilidad, liquidez y elasticidad muy superiores a algún otro tipo de activo como los inmuebles o el arte:

  1. Diversificación de activos: Es visible que para adquirir 5 pisos es necesario un patrimonio muy alto, y no obstante un patrimonio bajo puede invertir en 10 compañías diferentes con unos gastos (tanto en tiempo como en dinero) muchísimo más bajos y una diversificación bastante superior. Al invertir en inmuebles en otro país u otro conjunto de naciones el patrimonio mínimo y los gastos (tiempo y dinero) de administración y cuidado se disparan, en tanto que al invertir en bolsas extranjeras los gastos son muy semejantes a los de la de España y en cualquier situación están al alcance de algún inversor, por muy bajo que sea su patrimonio.
  2. Diversificación temporal: Es irrealizable para un patrimonio bajo que invierta en inmuebles. Los pisos se compran de una vez (aunque después se tarde décadas en pagarlos). No obstante, se puede invertir en una compañía concreta haciendo numerosas compras pequeñas durante meses o años, evadiendo el peligro de una enorme bajada poco tiempo luego de que hayamos llevado a cabo toda la inversión de solo una vez.
  3. Liquidez: En caso de requerir dinero gracias a algún hecho inesperado no hay comparación viable entre la inversión en Bolsa (la venta de unas acciones tarda precisamente 5 segundos) y los inmuebles. Evidentemente, si coincide con un mal instante de mercado el valor de venta de las acciones va a ser inferior al que se obtendría en un instante conveniente, pero cuando se intenta vender un inmueble en un mal instante de mercado lo verdaderamente posible es que, sencillamente, no logre venderse, con lo cual el inconveniente tendrá que solucionarse vendiendo otros activos (Bolsa o renta fija), pidiendo un crédito, etc. Por otro lado, por las acciones sólidas se puede conseguir un crédito igual que por un inmueble se puede conseguir una hipoteca. Precisamente igual que pasa en la adquisición, los pisos se venden enteros o no se venden y las acciones se tienen la posibilidad de vender en la cantidad precisa que se requiera, conservando el resto.
  4. Transparencia: En internet hay multitud de sitios web que dan información gratis de la cotización y los dividendos de alguna compañía de los años anteriores, inclusive décadas. Alguno puede entrar a esta información y entender verdaderamente lo que pasó con la compañía X en el pasado. No hay nada remotamente parecido en el momento de invertir en inmuebles. Las cantidades de compras, ventas, alquileres, etc. que se oyen todos los días en algún sitio son sencillos comentarios, y no hay oportunidad de confirmarlos en ningún registro público, gratis e informatizado de operaciones verdaderamente cerradas. Por medio de esta transparencia en todo instante podemos entender el valor al que verdaderamente podríamos vender nuestras actitudes en caso de querer llevarlo a cabo, algo completamente irrealizable de entender en la situación de un inmueble.
  5. Rentabilidad: A extenso período (y a grosso modo) la revalorización de la Bolsa es dependiente principalmente del desarrollo de los resultados positivos de las compañías y de los dividendos que repartan y el valor de los pisos se relaciona con el desarrollo de los sueldos. El desarrollo de los provecho y dividendos de las compañías sólidas a extenso período es superior al de los sueldos. Además, los costos de cuidado de una cartera de acciones son muy reducidos y los inmuebles requieren “dinero nuevo” todo el tiempo (gastos de red social, derramas, seguros, IBI, reparaciones, actualizaciones, …). Más allá de que estos costos comúnmente se ignoran tienen una consideración decisiva en el cálculo de la rentabilidad final y en el de la renta utilizable que tenemos la posibilidad de conseguir (en los ciclos en que un inmueble no está alquilado hay que continuar haciendo frente a estos costos, consiguiendo el dinero de una fuente diferente al propio inmueble).
  6. Seguridad en el cobro de una renta: No hay que llevar a cabo nada para cobrar los dividendos. Sencillamente por tener las acciones depositadas en algún banco, sociedad o agencia de valores el importe de los dividendos es ingresado de forma automática en nuestra cuenta corriente. Hay muchas compañías sólidas y bien gestionadas que no dejaron de realizar los pagos dividendo ni un único año ya hace muchas décadas, inclusive siglos. Cuando se quiere rentar un piso hay varios inconvenientes potenciales. Que alguien se misión en tu casa a vivir no significa que, o logre, realizar los pagos el alquiler al que se puso en jaque. Además, es irrealizable tener alquilado un inmueble de manera ininterrumpida a lo largo de décadas. En la enorme mayoría de las situaciones el inmueble se va a quedar vacío antes o luego, y no sólo pasarán numerosos meses, o años, sin hallar un nuevo inquilino, sino que muy posiblemente va a existir que hacer proyectos y reparaciones en el inmueble para arreglar los desperfectos causados por el último inquilino antes de poder alquilárselo al siguiente.

Antes de invertir en bolsa consulte con un asesor economista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies