Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La píldora del hombre, toda una realidad

El anticonceptivo, desarrollado por una compañía holandesa, es cien por ciento efectivo y no tiene efectos secundarios, según investigadores. Los estudios en Edimburgo y Shangai fueron los primeros completados, y los investigadores reportaron que durante el estudio cuya duración fue de seis meses, la píldora provocó exitosamente infertilidad temporal en 60 hombres voluntarios.

 

Las personas dejaron de producir esperma sin experimentar acné o presión arterial elevada, dos efectos que previamente se le adjudicaban a la píldora masculina. La píldora está compuesta de una combinación de testosterona y desogestrel, un esteroide sintético encontrado en la píldora femenina que inhibe la producción de esperma.

 

Tradicionalmente, la anticoncepción femenina ha sido fácil de desarrollar, ya que las mujeres producen pocos óvulos por ciclo, mientras que los hombres producen millones de esperma. La nueva píldora masculina trabaja introduciendo hormonas a la circulación y parando la producción de esperma.

 

David Baird, científico de la Universidad de Edimburgo comentó que este avance era realmente alentador, por lo que se podría contar con este anticonceptivo masculino por lo menos en cinco años. “Puede ser tan efectiva como la píldora femenina, pero se necesitan más estudios”, añadió el especialista.

 

Sin embargo, Paul Doering, profesor de la Universidad de Florida advirtió contra una emoción prematura sobre estos hallazgos, con el argumento de que 60 personas es en realidad un estudio muy pequeño. ¿Confiarían las mujeres en los hombres? Claro que, si la píldora se aprueba y funciona de una manera segura y efectiva, la pregunta continúa: ¿podrán las mujeres confiar en los hombres para responsabilizarse de la anticoncepción? Aparentemente sí.

 

Un reportaje de la BBC de Londres reportó en una encuesta internacional que dos tercios de los hombres encuestados dijeron que tomarían la píldora y casi todas las mujeres encuestadas dijeron que confiarían en su pareja para que tomaran la píldora.

 

Sin embargo, es importante utilizar esta forma de anticoncepción con condones si no se está en una relación monogámica, debido al contagio de enfermedades de transmisión sexual, virus del papiloma humano y VIH.