Este reloj clásico de los años 90 es lanzado de nuevo

 

Veinte años después, el modelo de 1993 vuelve al mercado, con pequeñas actualizaciones en su diseño.

El primer cronógrafo producido por Panerai data de 1943 y su producción estaba orientada a la Marina Italiana.

El mismo diseño de esta pieza fue revivido en el año de 1993, en la primera tanda de productos dirigidos para el universo comercial.

Este modelo estuvo en producción hasta el año de 1997.

Ahora, veinte años después, el mismo modelo de 1993 vuelta al mercado, con pequeñas mejoras en su diseño. Y promete ser un verdadero éxito entre los entusiastas y coleccionistas de la compañía.

El reloj es todo una joya y cuenta con una caja elaborada en acero inoxidable AISI 316L, exactamente como el modelo de 1993.

Además, cuenta con botones redondos para el cronógrafo y una escala taquimétrica en el bisel regulado a 60 km/h.

Esta nueva edición cuenta con un diámetro de 42 mm, un tamaño considerablemente menor en comparación con los 52 mm del modelo inicial.

Ya sobre el fondo azul, dos tonalidades diferentes son utilizadas: el blanco para la demarcación de los contadores y registros, y material luminiscente de color beige para las agujas e indicadores de hora.

Lo que más debe hacer las delicias de los Paneristi es el movimiento utilizado por la compañía: el mismo de aquella época (también llamada de pre-Vendôme, grupo que precedió a la formación del grupo Richemont).

Se trata del calibre OP XXXIII, basado en un ETA 2801-2, con un módulo de cronógrafo Dubois-Dépraz. Su alta precisión incluye certificación cronométrica COSC y una reserva de marcha de 42 horas.

Este nuevo modelo será producido en una edición limitada a mil unidades, que serán entregados en una caja especial de madera que cuenta con una miniatura de un destructor italiano llamado Luigi Durand De La Penne, utilizado en la época del lanzamiento del modelo original.