¿El gofio engorda? ¡Entérate aquí!

El gofio es un alimento que tiene un precio que lo hace fácil de adquirir, pero esto no quiere decir que sea de baja calidad. Es la total contradicción a la creencia de que el precio refleja la calidad, ésta molienda de cereales posee valores nutricionales altísimos y valores energéticos que otro tipo de harinas no poseen. A pesar que la forma en la que se comercializa lo hace ver como un alimento pobre estos son leves problemas que no influyen en la calidad del producto.

Al día de hoy, el ya reconocido por ser llamado coloquialmente ‘gofio canario’ o la proteina canaria, no tiene ningún problema porque el profesor más importante en el tema dijo: “No creo que haya ningún problema, porque hasta ahora no se ha realizado ninguna impugnación y se han publicado investigaciones y libros divulgativos, todos avalados por científicos”, afirmó Hardisson.

Los especializados en el material no dan el brazo a torcer en el hecho de que un desayuno que conste de un lácteo y de la molienda de cereales serán suficientes para pasar la mañana en condiciones óptimas, esto no influye en la edad de la persona ni su nivel de actividad física, aunque se recomienda también acompañarlo con un fruto.

Una de los caracteres más apreciados de esta molienda de cereales es que sujeta hidratos de carbono de manumisión pausada. No es igual que desayunar un dulce, que después de ingerirlo impulsa niveles altos de azucares en la sangre de forma casi inmediata. También, contribuye con minerales, componentes vitamínicos, fibra y proteínas.

En el caso de los infantes el gofio se introduce como un alimento vitamínico debido a su valor nutricional y como por ser una masa contribuye con el aumento de peso, pero esto no quiero decir que el gofio engorda, esto es un mito. Los glútenes robustecen, pero el valioso nivel de saciedad que produce el gofio evita que se consuma en grandes cantidades.