El Castillo de Valdemar en Dinamarca

Dinamarca es un destino de gran encanto, en el que es posible encontrar pueblos pintorescos con mucho para ofrecer a sus visitantes. Uno de ellos se denomina Troense y está situado en Svendborg, justo en el centro del país. Se constituye como uno de los núcleos turísticos daneses más populares, siendo el Castillo de Valdemar uno de sus atractivos de mayor importancia. Esta imponente fortificación está emplazado en el medio de un magnífico bosque de intenso color verde y a orillas de un bonito estanque, sin dejar de mencionar que se sitúa en las cercanías de Troense.

Fue erigido por orden del rey Cristian IV, entre los años 1639 y 1644, especialmente para su hijo Valdemar. Más adelante fue obsequiado al héroe nacional Niels Juel, cuyos descendientes tienen su posesión en la actualidad. A pesar de esto, el castillo se convirtió en una residencia, un museo atractivo (abierto al público desde 1974) y un entorno ideal para pasear e incluso ir de picnic o disfrutar de un balneario.

Es importante destacar que la mansión que se puede apreciar en la actualidad es el resultado de las modificaciones llevadas a cabo por Niels Juel, debido a que el castillo sufrió varios daños durante la Guerra con Suecia. Cabe destacar que esta maravillosa construcción figura en la obra “Sólo un violinista” de Hans Christian Andersen, ya que este escritor quedó fascinado con ella cuando tuvo la oportunidad de conocerla.

Si quien tiene la posibilidad de descubrir esta edificación tan pintoresca eres tú, no dejes de apreciarlo con los cinco sentidos, al igual que a todo el entorno que lo rodea. Una vez allí podrás ver un pabellón anterior al castillo, jardines bellísimos, una capilla, un pequeño parque con lago ornamental, un bosque frondoso, una playa de arena blanca y, por supuesto, el magnífico castillo de Valdemar con su exquisito diseño y su imponente estructura.

Otros destinos: