Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Cómo revisar originalidad de un documento

original

Hay ciertas ocasiones en las cuales podemos tener la duda acerca del contenido que tiene algún trabajo, ya sea estudiantil, algún tipo de informe laboral, alguna investigación, etc…, y si realmente es original o simplemente lo sacaron de algún escrito y lo presentaron como que fuera original. Si lo decimos en palabras más simples, tenemos miedo de que el contenido sea plagio.

Hay varias maneras de poder averiguar esto de forma muy sencilla, lo que debemos de hacer es tomar alguna frase del texto y luego copiarla y buscarla en Google, sin embargo, será necesario que lo que peguemos lo pongamos entre comillas. De esta forma el sistema se pondrá a buscar dicha frase de manera exacta o literal, si lo decimos de esa forma. Al encontrar textos que contengan la frase exacta, entonces podremos llegar a la conclusión de que si había plagio.

Herramientas a través de internet

Otra opción muy útil es por medio de los servicios de internet, los cuales se dedican específicamente a la búsqueda de plagios de textos. Podríamos hacer mención de la página web https://www.plag.es, en donde se puede pegar textos en cualquier idioma, y estos pueden tener un tamaño de hasta 25.000 caracteres. No cabe ninguna duda de que es muy útil.

Lo bueno de esta herramienta que hemos mencionado, es que se encarga de buscar el contenido tanto en Google como también en las bases de datos de Bing.

Una recomendación para que todo funcione de forma perfecta, es que copiemos las frases cortas y sueltas. También hay otros servicios muy buenos, algunos de ellos no solo se pueden utilizar online, sino que también permiten la opción de hacer la descarga de una aplicación para instalarla en nuestro sistema operativo.

Estos sistemas prometen que van a encontrar los textos plagiados, y lo bueno es que no se guarda ninguna copia de seguridad de los documentos que usted envíe pensando en analizarlos. Es una excelente aplicación para revisar esos documentos de Microsoft Word, HTML o PDF, y sin duda se acabará el plagio de esta forma.

Otro ejemplo de este tipo de herramientas es Copionic (a través del sitio en.citilab.eu), la cual se destaca mucho por el hecho de estar en español, y nos permite la opción de comparar el texto, pero no solo de los archivos de Word, sino incluso de las presentaciones a través de PowerPoint y de los documentos de Microsoft Excel.