Alimentos congelados frente a alimentos frescos

Los alimentos congelados son aquellos que han transcurrido por un proceso de conservación, mientras que los frescos son los alimentos que no han sido conservados, procesados o manipulados. Contrario a lo que las personas piensan, los alimentos congelados tienen aún más beneficios nutritivos que los frescos. Asimismo, la diferencia entre los alimentos congelados y frescos, es que el primero ha sido sometido a una disminución de temperatura que ocasiona la congelación del agua, su componente principal. Este acontecimiento ocasiona que el producto obtenga beneficios sustancias a su condición, algunos de estos son:

  1. Que disponga de mayores nutrientes.
  2. Que la vida del alimento se alargue de manera considerable.
  3. Que se eliminen los microorganismos nocivos para la salud.
  4. Estos hechos acontecen sin alterar la apariencia, sabor y olor de los alimentos.

¿Todos los alimentos congelados son iguales? No, estos alimentos no son iguales en su totalidad, mucho menos disponen los mismos beneficios. Esto se puede expresar tras una división en dos grupos relevantes:

Los alimentos preparados congelados y precocinados, que han sido previamente cocinados. Estos alimentos cuentan con la ventaja de rapidez al momento de cocinarlos, pero disponen de muchos adictivos, grasas y sal, de igual manera calorías y conservantes, como las empanadillas, lasaña o patatas fritas. Estos deben ser evitados o, en caso de hacerlo, debe ser de manera esporádica.

Los alimentos naturales congelados, que son los sometidos a la congelación luego de su despiece (pescado o carne) o recolecta (verduras, queso). Por ejemplo, lomos de pescado, cebolla precortada y menestra de verduras, incluso unas sabrosas albondigas. Dichos productos son conservados muy bien debido a las cualidades nutritivas, como las verduras frescas congeladas, el contenido en minerales y vitaminas es superior. Por ejemplo, el número de vitamina C que es proporcionado por la espinaca frescas que, hipotéticamente, es consumida a los 3 días de recolección, es radicalmente a inferior a la proporcionada por las espinacas congeladas.

Consejos para cocinar mariscos, calamares y delicias de pescado ultra-congeladas.

Cuando nos dirigimos a la sección de congelados del supermercado muchas veces pasamos por delante de la sección de mariscos y delicias de pescado, lo ideal sería comprarlo y consumirlo ese mismo día, por si se rompe la cadena de frío, pero bueno si estamos seguros y preparados para llevar esta clase de productos a nuestro congelador, podemos consumirlos cualquier día.

Dentro de esta sección encontraremos infinidad de preparados de calamar, enteros al natural, troceados y limpios, como aros de calamar con rebozado o los que ya están precocinados con algún tipo de relleno.

Muchos podemos pensar, que es mejor comprarlos frescos para congelarlos o cocinarlos, pero la verdad es que precisamos tiempo, ya que son laboriosos a la hora de limpiar y se precisa tiempo y lo mismo pasa al cocinarlos, ya que muchas recetas son para prepararlos guisados. Por estos motivos podemos recurrir a los precocinados o preparados. A continuación os vamos a proponer una serie de recetas rápidas y muy fáciles.

 

Aros de calamar a la romana con una salsa verde.

paquete-calamar-a-la-romanaPara un solo comensal, nos serán suficientes 200 gramos de aros. Tenga a mano el ajo, jengibre, cebolla, perejil picado en rodajas finas o cilantro y limón fresco. Freír los calamares por un par de minutos en una sartén aparte, Mientras colocamos un wok a fuego alto y agregar una capa ligera de aceite de sésamo añadir el resto de ingredientes mezclar con los calamares fritos, exprimir el jugo de limón y servir. Se le han creado una receta muy rápida y con un sabor delicioso.

 

Calamares congelados con un rico relleno.

Los calamares, a diferencia de la mayoría de otros moluscos, se deben cocinar muy rápidamente o muy lentamente como en un guiso. Para los que son rellenos, lo ideal sería una cocción lenta. Para acompañar este tipo de plato es preferible acompañarlo de un arroz con piñones y cebolla picadita y pochada con anterioridad. Los calamares deberemos prepararlos con un sofrito o salsa, si esta no viene acompañando el producto, podemos hacer una con un poco de aceite, ajo, laurel y una copa de vino. Una vez preparada la salsa debemos tapar y cocer a fuego lento muy lento durante unos 30 minutos. Retirar y colocar el arroz, esto lo podemos hacer mezclando todo junto en la cazuela donde preparamos los calamares o echar el arroz en una fuente y por encima colocar los calamares y la salsa.