Pulsa "Enter" para saltar al contenido

3 razones por las que la mayoría fracasa en redes de mercadeo

Las razones por las que las personas fracasan en redes de mercadeo son muchas. Algunas de ellas tienen que ver con falta de acción y problemas de actitud, otras con el hecho de no saber elegir la compañía adecuada pero, en la mayoría de los casos, la ausencia de un sistema de patrocinio  para vender por internet  apropiado hace que las posibilidades de éxito sean prácticamente nulas.

Entre los mayores problemas que afectan a los emprendedores en redes de mercadeo destacan los siguientes:

1-   La mayoría de personas que se involucra en una Red de Mercadeo detesta vender

Son muchos los networkers que cada vez que hablan con un nuevo prospecto se preparan y ensayan su mejor sonrisa pero por dentro sus intestinos están hechos un nudo, las palabras no les fluyen como quisieran y terminan por sentirse como un mal actor interpretando un papel que no le acaba de encajar.

Y es que vender es una actividad difícil, incluso para quienes cuentan con alguna experiencia y preparación en ello.

Y esto por la sencilla razón de que a nadie le gusta ser rechazado una y otra vez; y ¿adivina qué?… esto es precisamente lo que suele ocurrir cuando uno hace ventas.

2-   Falta de volumen

La mayoría de los que tienen un negocio de redes de mercadeo no consigue comunicar el mensaje a mucha gente.

Algo que es muy claro en el mercadeo en red es que si quieres tener éxito debes presentar tu oportunidad a la mayor cantidad posible de personas, una al día como mínimo, ya que mientras más gente sepa de tu negocio, más probabilidades tendrás de asociar a alguien.

Esto es lo que se conoce como el “juego de números”, un principio muy difundido en redes.

Sin embargo, la mayoría de networkers expone su oportunidad cuando mucho a una o dos personas por semana. Evidentemente a ese ritmo nadie consigue construir una organización multinivel.

Pero esto va más allá y se relaciona con nuestro siguiente problema…

3-   Prospectos No Cualificados

La mayoría de la gente con la que habitualmente una persona promedio se relaciona no tiene ningún interés en iniciar un negocio propio y menos una red de mercadeo.

 

Si nos detenemos y analizamos con cuidado veremos que el juego de números resulta ser una verdad a medias.

Es cierto que si expones tu oportunidad ante cien personas tienes muchas más probabilidades de asociar a alguien que si lo haces ante diez.

Pero también es cierto que si te vas a Puerto Rico a vender barredoras de nieve puedes hablar con cien, mil o diez mil personas y no vas a tener el mismo éxito que si lo haces en Canadá, donde existen muchas personas que necesitan lo que tú ofreces.

Si lo que vendes son hamburguesas de carne, la clave para tener éxito es lograr que la gente con hambre te encuentre en su camino, pero gente que suela consumir carne, no vegetarianos. Lo mismo sucede en redes de mercadeo.

Tan importante como la compañía con la que te involucres y la autenticidad de sus productos es contar con un mercado de personas ansiosas de tener lo que tú ya tienes: un vehículo acelerado y preparado para que cualquier persona pueda alcanzar su libertad financiera.

A este grupo de personas lo llamaremos prospectos calificados.Árbol, Estructura, Redes, Internet, Red, Social

La cuestión ahora es ésta: ¿Cuántos prospectos cualificados pueden haber en una lista de familiares, amigos y conocidos? Probablemente 1 ó 2, si es que acaso hay alguno.

Algunos serán personas que prefieren hacer lo que les enseñaron porque temen involucrarse en algo nuevo; otros, personas que están conformes con lo que hacen y con lo que tienen; otros, sencillamente detestan este tipo de negocios.

Lamentablemente la gran mayoría de networkers es entrenada para dirigirse a este tipo de “prospectos”.

Y con ello lo único que se consigue es empujar a quienes comienzan en la industria a un encuentro frontal con una realidad bastante desalentadora: el Rechazo.

Y ésta es la razón principal por la que el 90% de las personas que inicia un negocio de redes de mercadeo lo abandona antes de cumplir el primer año.